Una vez iniciado el proceso de arquitectura, flujos de navegación y wireframes, el punto de partida para el proceso UI y generación de prototipos, son los moodboards, un recurso utilizado principalmente entre los directores de arte.

Se trata de la incorporación de elementos visuales y hasta táctiles sobre un lienzo en blanco que entreguen una visión general sobre la estética que tendrá un determinado producto o marca.

Por estos días estoy trabajando paralelamente en dos proyectos de diseño web y he generado para ellos dos moodboards, los he realizado completamente en formato digital, aunque claro, existen también moodboards que pueden realizarse con recortes de revistas, papelería y otros elementos pegados sobre una pizarra.

El primero de ellos es un sitio web sobre la Semana de Educación Artística que implementa el Consejo de la Cultura de Chile. El sitio tiene por objetivo que las escuelas y organizaciones participantes puedan publicar contenidos y agendar las actividades que desarrollarán durante esta semana en 2016.

El segundo proyecto es el rediseño de un sitio web destinado a promover cursos y talleres que incentiven la generación de proyectos innovadores entre las carreras de Diseño, Ingeniería y Economía y Negocios de una universidad.

IMGS

Como puedes ver, en el caso de moodboards para diseño web es esencial integrar ideas sobre el estilo tipográfico que debiera tener el sitio, tipo de fotografías y la paleta de colores con la que deseamos trabajar.

Con un moodboard en la mano será mucho más simple y fluida la tarea de incorporar estilo y color sobre nuestro diseño web, incluso será mucho más simple decidirnos por la tipografía definitiva que tendrá el sitio. El moodboard será también una guía estética que servirá para generar nuevos productos digitales asociados o no directamente al sitio web. Dejo acá algunos ejemplos de moodboards para que te animes a integrar este recurso en tu flujo de trabajo:

IMGS